SE TRATA DE LO QUE HACEMOS

Book Cover "BOUND TO THE Fire: HOW VIRGINIA'S ENSLAVED COOKS HELPED PREVENT AMERICAN CUISINE"

 

IT IS ALL ABOUT WHAT DO WE DO

©2021 by Alice Walker

It is all about what do we do
With our sorrow
What do we do with our grief?

We cannot go back
And hug the wet nurse
And tell her how
Her milk
Was misused
By members of the Senate,
The president
And his treacherous
Wife.
We cannot go back
And tell the cook
How much
We love her. That we understand
Why she had to make herself
Fat.  He was always lurking
In the shadows
When she was thin
And could be easily
Overpowered.
Fat she could not be
So easily mounted
And besides
She remained strong.
Stronger than him,
Of necessity.

What can we do?
Is it only in memory
That we grieve?

And also: How many centuries
Has it taken
For us to learn
What they were so intent
That we must never know?
Nobody told us
About the Whistling
Walk
Because nobody in living memory
And after war and homelessness
And starvation
Could remember it.
We had to whistle
Carrying their food
That we had cooked
(covered of course)
to prove to them
as they starved us
that we could not
take a bite.

This sad land!
That does not know
Why it is “suddenly”
Falling apart.

But there she was
There she is
Rising like one of her
Delicious cakes
That Mistress
Took dimpled credit
For.

Bound to the fire,
You could rarely leave
The tiny room
In which they made
You cook and in which you
Yourself cooked.
Mother, Grandmother,
Your daughters and granddaughters
Weep
Thinking of you captured
For all your life
In that small space
Before the open, blazing
Fire.
No air conditioning,
No breeze.

What can we do?  We can love you,
Venerate your memory,
And work even now, so late in the day,
For your total
And global liberation.

For we know you are not truly
Gone but exist
Somewhere
This minute
On somebody else’s
Plantation; that knowing this
Never forgetting
Is part of what, to our souls,
-those ever evolving mysteries –
Our own enslavement was for.

***

Which is what Bound To the Fire:
How Virginia’s Enslaved Cooks
Helped Invent American Cuisine,
by Kelley Fanto Deetz teaches us.

 

 


CUBIERTA DE LIBRO: “BOUND TO THE Fire: HOW VIRGINIA’S ENSLAVED COOKS HELPED INVENTAMERICAN CUISINE” (“Atadas al fuego: cómo las cocineras esclavas de Virginia ayudaron a inventar la cocina norteamericana”)

SE TRATA DE LO QUE HACEMOS

©2021 Alice Walker

Se trata de lo que hacemos

con nuestra pena.

¿Qué hacemos con nuestro dolor?

No podemos ir atrás

y abrazar a la nodriza

para decirle

que su leche

fue mal empleada

por miembros del senado,

el presidente

y su traicionera

esposa.

No podemos ir atrás

y decir a la cocinera

cuánto

la queremos. Que comprendemos

por qué tuvo que ponerse

gorda.  Él estaba siempre acechando

en las sombras

cuando ella era delgada

y fácilmente podía

ser dominada.

Gorda no podía ser

si tan fácilmente la montaban

y además

permanecía fuerte,

más fuerte que él,

por necesidad.

¿Qué podemos hacer?

¿Es solo en la memoria

que lloramos?

Y además: ¿cuántos siglos

nos ha llevado saber

a qué estaban tan decididos

que nunca supiéramos?

Nadie nos dijo

sobre la caminata

silbando

porque nadie en la memoria viva

y después de la guerra y la falta de vivienda

y el hambre

podía recordarlo.

Tuvimos que silbar

al llevar la comida

que habíamos cocinado

(cubierta por supuesto)

para probarles a ellos

mientras nos hacían pasar hambre

que no podíamos

coger una mordida.

¡Esta triste nación!

Que no sabe

por qué está “repentinamente”

desmoronándose.

Pero allí estaba ella

allí está

levantándose como uno de sus

deliciosos pasteles

de los que la Señora

se llevaba

el crédito.

Atada al fuego,

rara vez podías dejar

la diminuta habitación

donde te hacían cocinar y donde

tú misma te cocinabas.

Tu madre, tu abuela,

tus hijas y nietas

lloraban

pensando en ti cautiva

para toda la vida

en aquel pequeño espacio

ante el abierto, abrasador

fuego.

Sin aire acondicionado,

ni brisa.

¿Qué podemos hacer?  Podemos amarte,

venerar tu memoria,

y trabajar aun ahora, tan tarde en el día,

por tu completa

y mundial liberación.

Porque sabemos que en verdad no

te has ido sino que existes

en algún lugar

en este minuto

en la plantación de cualquier otro;

que saber esto,

sin olvidar nunca

es parte de lo que, para nuestras almas,

-esos siempre progresivos misterios –

fue nuestra propia esclavitud .

***

Esto es lo que nos enseña Atadas al fuego:

cómo las cocineras esclavas de Virginia ayudaron a crear la cocina estadounidensede Kelley Fanto Deetz.

 

 

Archives