A LOS TAMBIÉN CURIOSOS


 

To the Also Curious
Copyright 2018
By Alice Walker


I was asked, in writing, by the NYTs BY THE BOOK “What is on your nightstand?”  I replied with the titles of the pile of books that were currently on mine; all of them in some state of read, to read, or unread. David Icke’s book, And the Truth Shall Set You Free was among them. I find Icke’s work to be very important to humanity’s conversation, especially at this time.  I do not believe he is anti-Semitic or anti-Jewish.  I do believe he is brave enough to ask the questions others fear to ask, and to speak his own understanding of the truth wherever it might lead.  Many attempts have been made to censor and silence him.  As a woman, and a person of color, as a writer who has been criticized and banned myself, I support his right to share his own thoughts.  It is too late in the day of our planet not to consider everyone’s opinion on where we’ve gone wrong, and how we might survive, if we are to survive, in the years ahead.

It is a sad day for freedom of inquiry, thought, and speech, when an attempt is made to frighten people into lying about what is on their nightstand.  This, of course, will be the effect of this misguided and cowardly backlash. I say cowardly because I believe the attempt to smear David Icke, and by association, me, is really an effort to dampen the effect of our speaking out in support of the people of Palestine.

I don’t know about Icke, but I am also a supporter of BDS (Boycotts, Divestment, Sanctions, now heavily under attack) as a just and justified means of ending Israeli occupation of Palestine, and ending the slaughter of Palestinians, especially children, which Israeli soldiers do with alarming frequency.  I also come from a tradition of struggle in the Apartheid American South that demands my stepping up to my responsibility to wage “war” without violence.  Pacifists have no option, really, but to make our resistance felt through non-compliance with injustice and brutality.  By not supporting a system that endorses the slaughter of children, or the destroying of  families and homes. The razing of crops.  The taking of land.  The imprisonment of poets.  Etc.

I read everything.  I even tried once to read Mein Kampf but found it too steeped in German history to make sense. It also seemed pedantic and boring. But after hearing so much about it, I wanted to know what it said for myself.  I’ve also taken a crack at the Koran.  I’m not equating these two, simply noting that many people encounter them both with dread. Suppose these books had been in the pile of books on my nightstand? Was I to be so fearful of what people thought that I would deny I was attempting to read them?  The same is true of reading the Talmud, or the Bible, for that matter.  Some parts of both are extremely problematic, and contain programming – about how to live, think, behave – that has caused us more grief than we, poor beaten down humans, for the most part, deserve.

What do I believe might save us, as humans, yet?   It may sound absurd.  Study.  The ignorance of many humans, especially in our country, is abysmal. As a writer, a teacher, a mother, a lover of humans and animals, and trees, it is distressing beyond words to see how incensed humans can become over a sound bite, headline, or snappy tweet, that they don’t, even vaguely, understand.

Everything you see, read, or hear, has a backstory.  A history. A reason.  And Icke, among many others, digs around in the past to try to find out what it is. Awareness is key and we are lucky that there are people, intelligent ones, who care enough to raise it. I say read everybody, read everything! Being mocked, called ridiculous names, and disinvited from events by people whose backbones turn to jelly the moment they realize they might be criticized for having you appear, is a small price to pay for continuing in solidarity with Ancestors who would not have you be any other way.

And with all my love,
Alice Walker

 

An Earlier Entry On My Blog:  Alicewalkersgarden.com

Recently I’ve taken a few knocks for my liking of David Icke. Well, I can’t help liking him, he’s got cojones for days. Seen many of those lately not backed up by missiles and tanks? Actually and happily, yes, as more silenced people speak and folks on their knees rise, but he’s still special. Anyway, last night it occurred to me what it is I like and I wanted to put it in one sentence: David Icke’s work is a feast for the imagination. That’s it. Take it or leave it, he is offering something extremely timely and useful. A completely new and different way to understand the world. And if you love mythology, as I do, you will have a fine time seeing how a new myth, with us in it (!) might be made. Though Icke isn’t talking about myth, but reality. Still, for some this will seem very far out, and way beyond the safety net of Joseph Campbell. Or even beyond the wild tales and fables of Greek and Hindu storytellers, my favorites for many years.

On the reptile issue, which seems to freak most people out, and while pondering the deep-rooted causes of the suffering of our people and our planet, I think: this paradise certainly didn’t get ruined by people who acted like the angels various religions have imposed on our thoughts: who else could those “angels” have been, but winged, highly technologically advanced, shape-shifting Reptilians from another galaxy!  Ah, madness. Yes. Wonderful stuff.

The only way we will change the outcome of our global predicament is to change our understanding of what we have considered “reality.” Change the tall tales of yesteryear that have always stymied and confused us. I am beyond weary, and most of the planet is, of the old explanations for our wretched plight as humans and the “wisdom” hidden in enforced doctrines that are supposed to “enlighten” us. You know: virgin births, life after death in the same body, the making of the planet and maybe the whole universe in a week by someone who looks surprisingly like the white man oppressing you, the blackness of humans being a curse, the required obedience of slaves to their masters, the making of woman out of a rib, the silence required of this same rib-fashioned woman in any gathering of the Holy (all male by definition) and so on.

In the video below* I really like the attitude of the young interviewer (Luke Rudkowski of WEARECHANGE) with his cap turned backwards. That’s it. Keep an open mind. Change the habits, the hats, the mind-set, the conversation, by any means necessary. We now are being alerted, some of us, (more noticias from cojones- rich Edward Snowden) to the probability of solar flares on the sun sending us all up, fairly soon, in the prophesied “fire next time.” I don’t know about you, but I want to face this denouement, if it comes in my lifetime, having considered all the possibilities of how such a lovely (but apparently not unlimited) time on earth, as we have had (many of us, despite various deceptions, sufferings, and struggles) came to be. David Icke’s work can be very helpful here.  

(Checking this out on YouTube in 2018 I find Snowden’s voice replaced by a “feminine” robot’s.  And since five years have passed and the giant solar flare hasn’t carried us off, I can only say, as someone who loves studying the teacher as well as the teaching: it would be great to have some new classes by Snowden on what is currently happening to our beautiful, powerful, and graceful, Sun! The God/Goddess who, most of the time, loves us back.)

 *To see the video I’m referring to go to my website.  Select David Icke: The People’s Voice.

 

 

 

A LOS TAMBIÉN CURIOSOS
Copyright 2018
por Alice Walker 2018

 

Se me preguntó, por escrito, por la sección BY THE BOOK (Según el libro) del New York Times, qué había en mi mesa de noche. Respondí con los títulos de la pila de libros que estaban en ese momento en la mía; todos ellos en algún estado de lectura, por leer o no leídos. El libro de David Icke, And the Truth Shall Set You Free (Y la verdad los hará libres) estaba entre ellos. Hallo que el libro de Icke es muy importante para el diálogo de la humanidad, especialmente en este tiempo. No creo que él sea antisemita o antijudío. Sí creo que es lo suficientemente valiente para hacer las preguntas que los otros temen hacer y para expresar su propia comprensión de la verdad sin importar adónde lo conduzca. Ha habido muchos intentos de censurarlo y callarlo. Como mujer, y persona de color, como escritora que ha sido ella misma criticada y prohibida, apoyo su derecho a compartir sus ideas. Es demasiado tarde en este día de nuestro planeta como para no considerar la opinión de cada cual, así como en qué hemos estado equivocados y cómo podremos sobrevivir, si vamos a sobrevivir, en los años que vienen.

Es un triste día para la libertad de indagación, pensamiento y expresión, cuando se hace un intento por amedrentar a las personas a que mientan sobre lo que tienen sobre su mesa de noche. Eso, por supuesto, será el efecto de una reacción equivocada y cobarde. Digo cobarde porque el intento de desprestigiar a David Icke y, por asociación, a mí es realmente un esfuerzo por desalentar el efecto de lo que hablamos en apoyo al pueblo palestino.

No sé Icke, pero soy también partidaria del BDS (boicots, confiscación y sanciones), que se halla ahora bajo fuertes ataques, como un justo y lógico medio de poner fin a la ocupación israelí de Palestina y terminar el asesinato de palestinos, especialmente de niños, algo que los soldados israelíes hacen con alarmante frecuencia. También vengo de una tradición de lucha contra el apartheid en el Sur de los Estados Unidos que exige que asuma mi responsabilidad de hacer la “guerra” sin violencia. Los pacifistas no tienen otra opción, en realidad, sino hacer que se sienta nuestra resistencia mediante la no conformidad con la injusticia y la brutalidad, al no apoyar un sistema que aprueba la matanza de niños, la destrucción de familias y hogares, el arrasamiento de cosechas, la usurpación de la tierra, el encarcelamiento de poetas, etc.

Leo todo el tiempo. Incluso una vez traté de leer Mein Kampf pero lo hallé demasiado imbuido en la historia alemana como para que me hiciera sentido. También me pareció pedante y aburrido. Pero después de oír tanto sobre él, quise saber por mí misma lo que decía. También he intentado leer el Corán. No los estoy equiparando, sino simplemente haciendo notar que muchas personas les tienen pavor. Supongan que estos dos han estado en la pila de libros de mi mesa de noche, ¿sentiría yo tanto temor a lo que pensara la gente que negaría que intentaba leerlos? Lo mismo es cierto acerca de la lectura del Talmud o la Biblia, en realidad. Algunas partes de estos dos son extremadamente problemáticas y contienen instrucciones sobre cómo vivir, pensar, comportarse, que nos han causado más pesar que el que nosotros, pobres seres humanos maltratados, por lo general, merecemos.

¿Qué creo yo que, como humanos, todavía puede salvarnos? Puede sonar absurdo. El estudio. La ignorancia de muchos seres humanos, particularmente en nuestro país, es abismal. Como escritora, maestra, madre, amante de las personas, los animales y las plantas, es angustiante más allá de las palabras ver lo indignados que pueden ponerse algunos seres humanos sobre un sano comentario, titular o animado tweet que ni remotamente comprenden.

Todo cuanto uno ve, lee o escucha, tiene un trasfondo, una historia, una razón. Icke, entre muchos otros, hurga en el pasado para tratar de encontrar de qué se trata. La conciencia es clave y somos afortunados de que haya gente, personas inteligentes, que les preocupa lo suficiente como para elevarla. ¡Les digo: lean a todos, lean todo! Que se mofen, que nos pongan ridículos motes, que dejen de invitarnos a eventos personas cuyas columnas vertebrales se vuelven gelatina en el instante en que se percatan que pueden ser criticados por darnos parte, es un pequeño precio que debemos pagar por continuar en solidaridad con los antepasados, a quienes no les gustaría que fuéramos de otra manera.

Y con todo mi amor,
Alice Walker

 

 

UN TEXTO MÁS ANTERIOR EN MI BLOG: Alicewalkersgarden.com

Últimamente he recibido algunas críticas por gustarme David Icke. Bueno, no puedo evitar que me guste, tiene “cojones” para muchos días. ¿Han visto muchos así que no estén respaldados por misiles y tanques? Real y felizmente sí, a medida que más personas silenciadas hablan, y gente que ha estado arrodillada se pone en pie, pero aún así él es especial. Como quiera, anoche me vino a la mente lo que me gusta en él y quise ponerlo en una oración: El trabajo de David Icke es un banquete para la imaginación. Eso es. Acéptelo o no, está ofreciendo algo extremadamente oportuno y útil. Una forma totalmente nueva y distinta de entender el mundo. Y si usted ama la mitología, como yo, tendrá un rato agradable en ver cómo un nuevo mito, ¡con nosotros en él!, puede crearse. Aunque Icke no está hablando de mitos, sino de la realidad. No obstante, para algunos, esto parecerá muy distante y fuera del alcance de la red de seguridad de Joseph Campbell. O aún más allá de los exagerados cuentos y las fábulas de los cuentistas griegos e hindúes, que son mis favoritos desde hace muchos años.

Sobre el asunto de los reptiles, algo que parece alucinar a la mayoría de la gente, y mientras reflexiono las profundas causas del sufrimiento de nuestra gente y nuestro planeta, pienso: este paraíso en verdad no fue arruinado por personas que actuaran como los ángeles que distintas religiones nos han metido en nuestros pensamientos. ¿Qué otra cosa pueden haber sido esos “ángeles” si no reptiles alados, de tecnología altamente avanzada, que cambian de forma, venidos de otra galaxia? Ah, qué locura. Sí. Cosa maravillosa.

La única forma en que cambiaremos el resultado de nuestro problema global es que cambiemos nuestra comprensión de lo que hemos considerado como la “realidad”. Cambiar los grandes cuentos de antaño que siempre nos han frustrado y confundido. Estoy más que cansada, y la mayor parte del planeta también, de las viejas explicaciones sobre nuestra desgraciada situación como humanos y de la “sabiduría” oculta en las doctrinas forzadas que se suponen deben “ilustrarnos”. Ya saben: partos de vírgenes, vida después de la muerte en el mismo cuerpo, la creación del planeta y quizás todo el universo en una semana por alguien que sorprendentemente se parece al blanco que te oprime, mientras el color negro de la piel resulta de una maldición, la obediencia requerida de los esclavos a sus amos, la creación de la mujer de la costilla de un hombre, el silencio impuesto a esta misma mujer-costilla en cualquier reunión de lo Sagrado (masculino por definición) y todo eso.

En el video que se muestra debajo* ciertamente me gusta la actitud del joven entrevistador (Luke Rudkowski de WEARECHANGE –Somoselcambio) con su gorra puesta al revés. Eso es. Mantengan una mente abierta. Cambien los hábitos, las gorras, el modo de pensar, la conversación, por el medio que sea necesario. Ahora se nos alerta, a algunos de nosotros (más noticias de quien le sobran ‘cojones”, Edward Snowden) de la probabilidad de erupciones solares que nos desplazan, en el profetizado “fuego la próxima vez”. No sé ustedes, pero quiero encarar ese desenlace, si viene en el curso de mi vida, habiendo considerando todas las posibilidades de cómo llegó a ser este tiempo tan encantador sobre la tierra (al parecer no ilimitado) como el que hemos tenido (muchos de nosotros, a pesar de diversos engaños, sufrimientos y luchas). El trabajo de David Icke puede ser muy provechoso en esto.

(Al revisar esto en YouTube en 2018, encontré que la voz de Snowden había sido sustituida por la de un robot “femenino”. Y como han pasado cinco años y ninguna erupción solar gigantesca nos ha arrastrado, solo puedo decir, como alguien a quien le gusta estudiar al maestro y su magisterio: sería tremendo tener nuevas lecciones de Snowden sobre lo que está sucediendo actualmente en nuestro bello, poderoso y majestuoso Sol. El/La Dios/Diosa que, la mayor parte del tiempo, nos ama.)

* Para ver el video al que me refiero vayan al sitio de Internet. Escojan “David Icke: La voz del pueblo.”

 

Archives