Children of Mexico celebrating La Primavera (Spring).  Reminding us that children are precious and must never be harmed.  Photo by Robin (Thank you!)

DEAR ALL,

Senator Tom Cotton wrote a horrific open letter to the leaders of Iran, trying to sabotage the delicate nuclear talks.  It’s time for Tom Cotton to hear from us!

Sign this open letter to Tom Cotton to teach him what the American people really want: Peace!

This week marks the anniversary of the war in Iraq that left that nation in shambles, and cost Americans over a trillion dollars and thousands of lives. While the American public (and the country of Iraq) continue to pay the price, Tom Cotton’s friends in the defense industry got a whole lot richer. Just 24 hours after his notorious letter to Iran became public, Cotton was the guest of honor at an event hosted by the National Defense Industrial Association, a lobbying and professional group for defense contractors. It’s no wonder he’s pushing for an end to the negotiations!

But Senator Cotton’s not just in bed with the defense industry. During his Senate campaign he received $700,000 from the Emergency Committee for Israel! Not surprisingly, his war mongering about Iran mirrors that of Israeli Prime Minister Netanyahu, who was recently in Washington pressuring Congress to tighten sanctions on Iran instead of pursuing negotiations. Unfortunately, Netanyahu was just reelected for another term, so our peace activism is more necessary now than ever.

From Guantanamo to Iran, food stamps to women’s rights, we can come up with at least ten reasons why Tom Cotton is a dangerous dude. While he is lecturing the Iranians about the US Constitution, let’s school him on Peace 101.

Toward peace in the Middle East,
Alli, Jamila, Janet, Jodie, Katie, Katy, Medea, Michelle, Nalini, Nancy, Nathan, Sergei, Sophia and Tighe

Niños de México celebran la primavera. Esto nos recuerda que los niños son valiosos y nunca deben sufrir daño. Foto de Robin. (¡Gracias!)

 

Queridos todos:

El senador Tom Cotton escribió una espantosa carta abierta a los dirigentes de Irán, intentando sabotear las delicadas conversaciones sobre el tema nuclear. ¡Es hora de que Tom Cotton sepa de nosotros! Firma esta carta abierta a Tom Cotton para enseñarle a él lo que el pueblo estadounidense quiere en realidad: ¡La paz!

Esta semana se cumple un aniversario de la guerra en Iraq, la cual dejó a esa nación en el caos y les costó a los estadounidenses más de un millón de millones de dólares así como miles de vidas. Mientras el pueblo norteamericano (y el país de Iraq) siguen pagando el precio, los amigos de Tom Cotton en la industria armamentista se hicieron bastante mucho más ricos. Apenas veinticuatro horas después de que su famosa carta a Iraq fuera conocida, Cotton fue el invitado de honor en un evento organizado por la Asociación Nacional de la Industria Defensiva (NDIA), un grupo de cabildeo y profesional de contratistas del sector de la defensa. ¡No hay que asombrarse de que esté haciendo lo imposible para detener las negociaciones!

Mas el senador Cotton no solo se va a la cama con la industria armamentista. ¡Durante su campaña en el Senado recibió $700,000 dólares del Comité de Emergencias para Israel! Nada sorprendente, pues su activismo guerrerista respecto a Iraq es reflejo de la del Primer Ministro israelí Netanyahu, quien recientemente estuvo en Washington haciendo presión sobre el Congreso para que endureciera las sanciones a Irán en lugar de seguir las negociaciones. Desafortunadamente, Netanyahu ha sido recientemente reelecto para otro período, de manera que nuestro activismo por la paz se hace más necesario que nunca antes.

Desde Guantánamo hasta Irán, desde bonos de alimentos hasta los derechos de las mujeres, se nos pueden ocurrir hasta diez razones para considerar a Tom Cotton como un tipo peligroso. ¡Démosle una lección sobre la paz!

Por la paz en el Medio Oriente:

Alli, Jamila, Janet, Jodie, Katie, Katy, Medea, Michelle, Nalini, Nancy, Nathan, Sergei, Sophia y Tighe.

Están locos. Era la respuesta
que nos daban cuando niños al preguntar por qué.
¿Por qué ellos abusaban, maltrataban, ofendían, degradaban?
¿Por qué ellos linchaban, asesinaban, mataban?
¿No tenían sentimientos de vergüenza o tristeza,
no los punzaba el remordimiento?
 
Están enfermos, decía nuestra abuela. Pero, no,
no solo están enfermos. La enfermedad podemos curarla
con hierbas.
Están locos. Esto solo se puede curar
con aislamiento pero son tantos y están por todas partes.
 
Yo era muy pequeña y podía ver la realidad: también somos 
                                                                                  muchos,
abuela, me ofrecí,
nosotros también estamos dondequiera.
A.W.

 

 

 They are crazy.  That was the answer

we received as children as we wondered why?

Why did they abuse, mistreat, slander, degrade,

why did they lynch, murder, kill.  Was there no feeling of shame or sadness

no tickling of remorse?

They are sick.  Our grandmothers said.  Then, no,

they are not just sick.  Sickness we might cure

with herbs.

They are crazy.  This might only be cured

with isolation but there are so many and they are everywhere.

I was so little I could see reality:  So are we so many, Grandmama, I offered,

we too, are everywhere. -AW

Archives